Buscar este blog

jueves, 3 de mayo de 2012

¿Cuál crisis… de los 30 años?


¿Se vería mal que un tipo de casi 38 años se dedique a andar sobre una patineta los fines de semana? No lo creo. Y no lo creo porque he sido testigo de la manera como un hombre de más de 60 años es un afanoso de los paseos en bicicleta, y porque he visto cómo el buen Zeta Darek, uno de mis mejores amigos, quizás uno de los mejores skaters que llegué a ver en mi juventud y con quien tuve el privilegio de thrashear un par de veces, ha vuelto a las andadas.





¿Cuál es la diferencia entre andar en patineta y andar en bicicleta?

Quizás los tobillos. Y también quizás que en el skateboarding sea más difícil hallar un beneficio a la salud cardiovascular, por ejemplo, como lo hallamos en la bicicleta. Pero, en este caso y a esta edad, posiblemente andar en patineta sea saludable para olvidarnos un poco del estrés diario. Según estudios, hacer una caminata puede ayudar a contrarrestar enfermedades como la depresión. ¿Acaso alguien de treinta y pico de años que puede estar estresado por el trajín diario no se relajaría montando de nuevo su vieja tabla Powell Peralta bajando una banqueta de ollie? O quizás no está estresado pero necesita meterle a su vida un poco de adrenalina, porque su trabajo es pesado y aburrido, intentando una especie de ollie-flip-360-variant.



Lo más falso que puede haber es que se tache de ridículo o nostálgico a alguien que sobrepasa los 35 años y desea reintegrarse a esa función que lo llenó de alegría y emoción en su juventud. 



¿Hay fecha de caducidad para el gozo?

De ser así, monstruos de la talla de Tony Hawk, Natas Kaupas, Mark González, Rob Roskopp, Dany Way, Lance Mountain o Christian Hosoi estarían en casa sorbiendo pan con nata. De ser así entonces estaría prohibido hacer el amor, escuchar música punk o electronic body music, o simplemente rock después de los 35 años. Porque, señores, después de los 30, con la experiencia ganada, se comienza a vivir.



¿Viejitos? No, sabios.

Que no les cuenten que el mundo es de los jóvenes, no señor, el mundo es de los treintañeros (más ñeros que treinta) que no le tienen miedo al ridículo y saben sorprenderse hasta de las cosas más sencillas. Así es que ¡a quitarse trajes y corbatas, que las calles, en bici o en tabla, nos esperan!

Repito: ¿La alegría tiene fecha de caducidad?  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada