Buscar este blog

domingo, 19 de abril de 2015

La maquinaria de las pretensiones

¿Está usted aburrido?

¿Tiene redes sociales y quiere figurar como un ente pensante, culto y diferente?

¿Nadie pela sus pendejadas?

No se preocupe. En su modem está la solución. Únicamente tiene que conectarse a internet, buscar en Wikipedia las efemérides del año, hacer una lista medianamente interesante y ya está, ¡a publicar! Le garantizamos una buena cantidad de likes de personas que, como usted, no saben de qué están hablando pero tienen boleto preferencial en El Tren del Mame.



Sí, El Tren del Mame, ese vehículo a puertas abiertas y de alcance global que lo ubicará en la tendencia del día, aunque usted sea un perfecto ignorante. Es decir: un imbécil con iniciativa.

Gracias a estos sencillos pasos, usted gozará de la atención y los retuits que nunca ha tenido. ¿Está listo para convertirse en una personalidad de las redes sociales?

Pero también tenemos paquetes preferenciales, de acuerdo a sus necesidades. Porque más allá de las efemérides, es posible que usted se convierta en un visionario, aprovechando que gracias a los dispositivos móviles con Wifi está en línea las 24 horas del día.

Por ello, le presentamos el Paquete Platino, con el cual usted podrá gozar de cierta relevancia en lo que dura el viaje de El Tren del Mame.

Si en verdad quiere convertirse en un ente pensante, deje de lado Wikipedia y adéntrese en una verdadera experiencia.

Paso #1: Levántese temprano.
Paso #2: Entre a la red social conocida como Twitter.
Paso #3: Ubique a la personalidad que ha muerto mientras todos dormían.
Paso #4: Ingrese a Google y busque la biografía del cadáver.
Paso #5: Ubique frases célebres e invente cómo es que el fiambre ha cambiado su vida.
Paso #6: Aplique el siempre adecuado copy + paste y después de retuitear, ingrese a Facebook y aplique la misma dosis de mentiras. (Nunca está de más añadir una imagen)
Paso #7: Espere sus likes y comments y, ¡ahora sí!, usted es un pasajero en zona diamante de El Tren del Mame.

Advertencia: Si usted la caga como en el Bradbury-gate, le recordamos que ante su desprestigio no hay devoluciones.


¡Haga valer su condición de arribista! ¡Está en su derecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada