Buscar este blog

viernes, 9 de octubre de 2015

Inviernos calientes

Por B7XO

El de esta entrada puede ser un título adecuado para una de esas películas juveniles que miran con gozo los militantes de la Revolución Starbucks en esos domingos de asueto insurrecto.

Pero no, se trata de apenas un pálido acercamiento al título del sorprendente documental Winter onFire que retrata los pormenores de la revolución ucraniana que comenzó en 2013 como una marcha estudiantil y culminó en 2014 con la renuncia del presidente Viktor Yanukovich.


Más allá de lo que puede consultarse en internet y dentro del mismo filme, lo interesante se encuentra en la manera como, paulatinamente, la disidencia fue encontrando un objetivo al cual se accedió, después de más de 60 días de enfrentamientos directos contra las fuerzas policiales ucranianas compuestas por grupos de choque, policía federal y, literalmente, mercenarios a sueldo, gracias a la manera como los Maidan se organizaron tras la primera toma de la Plaza Independencia.

Poco a poco a los grupos estudiantiles y de jóvenes trabajadores se sumaron sus padres, organizaciones religiosas, médicos, enfermeras, voluntarios, niños, personas de la tercera edad y ex militares que brindaron todo tipo de apoyo.


Resulta conmovedor y doloroso apreciar el incremento y la mutación de los enfrentamientos que comenzaron con empujones y golpes de tolete y finalizaron en una verdadera guerra civil con piedras como proyectiles, barricadas y escudos improvisados, bombas molotov y neumáticos ardiendo como primer obstáculo en contra de la represión que cerraba la pinza con disparos a quemarropa y francotiradores.

Aun cuando no deja de ser un buen documento fílmico, lo cierto es que puede ser sacado de contexto.

Alguien me comentaba hoy por la mañana, cuando se anunció el estreno del documental en una aplicación de series y películas de pago, si es posible que en México ocurra algo similar y, sin pensarlo, le dije que no. ¿Por qué? Por diversas razones.

  • Por mucho que nuestro himno nacional dicte lo contrario, la sociedad mexicana no está preparada para una acción civil armada que dure más de 60 días. Si utilizamos las publicaciones en redes sociales como un termómetro del hartazgo y las capacidades sociales, nos encontramos con que el activista de sofá salta de un tema a otro cada dos semanas sin establecer un objetivo primario.
  • Otra razón es la falta de identidad nacional cuando se trata de diseñar un movimiento basado en la propia historia y no adoptando héroes ajenos como Karl Marx o Ernesto Che Guevara. La ausencia de idiosincrasia antepone el fracaso desde la raíz.
  • No existe ninguna clase de estrategia más allá de dirigirse todos al mismo punto. Porque si bien es cierto que cada vez es mayor la masa en las protestas que toman la ruta de Paseo de la Reforma, la acción de los infiltrados, siempre en menor número, supera la capacidad de blindaje y organización. El “¡Ya basta!” tan bastardeado por las generaciones revolucionarias posteriores a 1994 y el “No caigan en provocaciones” son parte de un discurso anquilosado que no permite la evolución de las maneras y, por ende, trastoca alguna posible victoria por pírrica que ésta pueda ser.
  • El sectarismo dentro de una misma marcha, o movimiento, es factor para que la desunión evite conjurar un mismo objetivo. Regresemos a las redes sociales. El rebelde de calle o el que degusta su Macchiato mientras diseña memes (el chairo) censura y trolea las creencias políticas y religiosas de otros que ven en ese tipo de fe alguna solución o la calma para su persona y su familia. Es decir que no existe otredad, algo que debe distinguir a una sociedad que acepta y garantiza la diversidad.
  • Encima, toda esta clase de fallas no permite el reconocimiento, y sí la negación, de otros sectores sociales que ven con desconfianza esos movimientos que, gracias a su incapacidad de blindaje, garantizan un final nada agradable. No existe una conciencia política real que sobrepase los ríos de tinta.
  • Finalmente, esta clase de yerros significa una victoria para la represión que, lejos de manifestarse por medio de hordas de granaderos violentos, ganan la partida en la mesa.


Alguien comentó hace poco que las grandes revoluciones comienzan primero como ideas que conducen a un fin. No es del todo descabellado pensar que la revolución comienza en una persona que sabe añadir adeptos con base en la buena interpretación de esas mismas ideas emparentadas con las necesidades del pueblo. Es por ello que en México la solución está lejos de perpetrarse. Pero, finalmente, ¿acaso todos están de acuerdo con esa solución?

La sociedad mexicana es una sociedad individualista, contradictoria y de conveniencias personales, así como cada político tiene un objetivo personal. Y en el caso de aquélla, todo depende de su entorno, de su capacidad adquisitiva, de su necesidad por proveer a una familia minimizando el daño para los suyos porque, ¿acaso existe algún tomador de decisiones confiable? ¿Es verdad que el pueblo mexicano tiene el gobierno que merece? ¿Alguien ha medido el nivel de confianza del pueblo hacia sus políticos?


Hasta que la sociedad no resuelva sus avatares primarios no existirá ventana alguna para el cambio y, en todo caso, una vez que dicho cambio se conjure, ¿qué sigue? Eso es algo en lo que nadie se ha detenido a pensar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada