Buscar este blog

miércoles, 1 de febrero de 2012

De Juan Villoro a Karina Cabrera



Uno de los principales problemas a los que te enfrentas cuando eres periodista especializado de rock (pocos en México, la verdad), es a la necesidad de andar pregonando si conociste y entrevistaste a tal o cual artista. Otro problema es tener que rodearte de lambiscones que se creen analistas de rock porque tienen más de 20 discos en su estante, o nada más porque dicen ser tus amigos y debes soportar no sólo su ignorancia sino la manera como, evidentemente, te lambisconean diciéndote que sí a todo.

En el caso del primer libro electrónico de Karina Cabrera, "Resonancias. Canciones de la Página 26", no sólo puedo presumir que la autora fue mi colega y es mi amiga (en ese rango que fusiona la amistad con la hermandad) sino que fui testigo del proceso de gestación y maduración de lo que fue la columna Resonancias. En ese sentido, agradezco la invitación de Karina (directo en la página 7) para tirar unas líneas sobre ese trabajo del que me empapé durante casi cuatro años, pero también me hago a un lado, sin tratar de adherirme con loas plagadas de poesías sin valor, y solamente dejando ser a esta mujer que le ha dado cariz de arte al oficio del análisis musical.

No digo más, ya verán, los que se adentren, de lo que es capaz esta mujer.

Y sobre todo espero que aquellos verdaderos fanáticos de RockStage se desmarquen también y se dediquen a disfrutar y no a decir: "Oh, yo lo pensé primero".

Gracias, Karina, por lo que has hecho por la amistad y el rock. Namás no insistas... ya estoy curado. ¡Ja! Un abrazo grande y mucho orgullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada