Buscar este blog

sábado, 16 de julio de 2016

No es lo mismo ser crack de barrio que jugar en un estadio: Roberto Ruiz Esparza



Aprovechando el inicio del torneo Apertura 2016 de la Liga MX, mi amigo Juan Pablo y yo platicamos con Roberto Ruiz Esparza, referente del Puebla FC, distinguido y duro defensa, impasable, con quien tuvimos una interesante charla sobre futbol mexicano, la Selección Nacional y su apreciación por este deporte.



Bicho (BTXO): De lo primero que queremos hablar contigo es sobre el 7-0 de Chile a México en la Copa América. ¿Qué pasó por tu mente y cuál fue tu reacción?


Roberto (RRE): No se veía bien la Selección Nacional, cuando pasa eso alguien en el campo tiene que poner orden (capitán, líder). Hablar fuerte, parar bien al equipo y no regalar más. Y pasó lo contrario, querían atacar cuando había que cuidar que ya no les hicieran más goles.

BTXO: Esto nos lleva a preguntarte otra cosa: Se ha sobredimensionado al jugador de futbol en todo el mundo, esto cómo afecta o beneficia no al negocio sino a los chicos que están en fuerzas básicas en estos momentos, soñando con debutar en Primera División.

RRE: Lo importante es la autocrítica de cada jugador y conocer sus deficiencias y fortalezas, hacer un análisis de las características propias de la organización para que no te vueles y tengas los pies en la tierra. 

BTXO: ¿Cómo ha cambiado la vida del jugador promedio en México? Ya sabemos que hay un beneficio económico y en fama e imagen, pero ¿cuáles son los riesgos que se corren ahora y que no se corrían antes?

RRE: (El futbol) ha cambiado para bien, yo veo a los chicos de hoy que buscan prepararse, estudiar, y antes a muchos no les interesaba, pensaban que iban a jugar futbol toda la vida y no es así. Puedes jugar muchos años o pocos, hay muchos imponderables dentro del futbol: lesiones, técnicos, promotores.


BTXO: Desde tu experiencia, por cada jugador que debuta en Primera División, ¿cuántos se quedan atrás?; y de esos que debutan, ¿cuántos tienen una carrera menos que efímera?

RRE: La mayoría no llega a debutar por diversas circunstancias, uno porque no los dejan y otros porque no es igual ser crack en el barrio, que en un estadio. Unos más porque no les gusta entrenar, sacrificar fiestas o salidas. El futbol es algo muy serio y hay que ser futbolista 24 horas. Muchos debutan, y se pierden.

Juan Pablo Molina (JP): Esto nos lleva a hablar de extranjeros en México. ¿Qué opinas de la regla nueva de los extranjeros llamada 10+8?

RRE: No es nada buena para el futbolista mexicano, ni para la Selección. Cada vez les cierran puertas a los mexicanos y en unos años lo resentiremos.

JP: ¿De qué manera impactaría tanto en la Liga MX como en la selección y, sobre todo, en fuerzas básicas?

RRE: En Sub20 seguro bajarán algunos para tomar ritmo y desde ya bloquean a los mexicanos.

BTXO: Debido a lo parejo que es el futbol mexicano, en donde cualquiera puede ser campeón, inclusive no teniendo un cuadro millonario, lo consideras ¿mediocre o competitivo?

RRE: Competitivo, cualquiera tiene posibilidades de ganar. Lo esencial es arrancar bien y entrar a la Liguilla, y ahí todo puede pasar.





BTXO: Tú fuiste diputado, ¿en dónde es más dura la batalla: en la cancha o en las curules?

RRE: Obvio en las curules (risas).





Palabras de rebote. Te decimos una palabra y contestas con otra:

Puebla FC: Éxito
Política y gobierno: Servicio
Arbitraje: Difícil
La pelota: Amor
Manuel Lapuente: Maestro
Cruz Azul: Máquina
América: Historia
Chivas: Tradición
Pumas: Valores
Futbol: Pasión
Búfalo Poblete: Brother

JP: Finalmente, ¿cuál fue tu mayor satisfacción en tu carrera de futbolista?, y siendo un jugador muy duro (que no malintencionado), por el impulso o la adrenalina, ¿cuál fue la entrada o el hachazo que más vergüenza te causó?

RRE: Fueron dos: Campeonísimo con Puebla y Ganar dos Citlallis al mejor defensa consecutivos. Y, ¿vergüenza?, ninguno, lo que me dolía era cuando me expulsaban y dejaba a mi equipo desprotegido.


Gracias, Roberto. 


Coyoacán, 2016






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada