Buscar este blog

sábado, 23 de febrero de 2013

Intersecciones: Carta al destino



Cartas

México D.F. cualquier día, 2013, año de nuestro patriarca Masiosare

Apreciable señor Destino…

Le escribo con gusto pero también un poco enfadado, ya que su proceder me parece de lo más inapropiado. De más está advertirle que pondré mi queja directamente en el cepo del Departamento de Asuntos Mágicos, dirigida al señor Secretario Fabricio Marmaduke, ya que su ocurrencia no me ha traído más que sinsabores, sobre todo tomando en cuenta que mi pedido especial llegó, en forma de una mujer, ciertamente apreciable y atractiva visual y mentalmente, casi 40 años tarde. ¡No me joda! ¿Acaso cree usted que tenemos 40 años para experimentaciones? ¿Luego qué? Digo, si Oscar Pistorius salió bajo fianza después de balacear a su novia, me parece indecente que yo deba sufrir de más a causa de los malos manejos dentro de su departamento. Porque, claro, seguramente quienes gozan de influencias recibieron su pedido a tiempo. De nada sirvieron las monjas, ni los caprichos ni lisonjas que tuvo a granel, junto con docenas de veladoras encendidas como lucecitas de esperanza, dilapidando tiempo, dinero y esfuerzo, amén de exorbitantes cuentas por la terapia psicológica. ¿No se da cuenta que si en su departamento se hicieran las cosas como se debe, para variar, la tasa de divorcios y separaciones sería más baja? No la chingues, compadre. De veras, qué mala leche. Lo peor es que uno ya está cansado, ya tiene uno achaques, y no estamos ya como para preguntarle a la susodicha si va a la iglesia o viene de buena familia. Es como si me hicieran debutar en Primera División a los 38 años, ¡qué papelón! Caramba, hay que entrarle en el acto y así, sin calentar, pues uno sale lesionado, más respeto por mis canas, ¡no mame!, ya está uno a media estocada como para entrarle a los maratones. No hay que ser. Lo único que puedo reconocerle es que el pedido viene completo, tal y como se anotó en la factura FC-DESTINO-01-09-1977. Sin más por el momento, patento mi queja pidiéndole que vaya a XXXXXX a su santa progenitora. Hasta luego.

Yo

PD – Cancele mi cuenta con ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada